ERP

Guía para la selección de un ERP industrial (I). Introducción.

Una aguja en un pajar

 

Alguien dijo alguna vez que encontrar una aguja en un pajar era una tarea difícil, casi imposible, posiblemente sea cierto, aunque reconozco que nunca he conocido a nadie que lo hubiera ni tan siquiera intentado. De lo que si estoy convencido, tengo pruebas, es de la dificultad que implica tomar una decisión por una aguja específica entre un montón de agujas, ¿No?, ¿No lo creen así?, quizás es porque nunca han conocido a nadie que estuviera inmerso en un proceso de selección de ERP.

 

Seleccionar un ERP para una industria concreta entre un conjunto de ofertas más o menos interesantes, puede resultar una tarea dura, larga, costosa, quizás un desafío en si misma si no conocemos el negocio o no dedicamos los recursos adecuados. El ERP es percibido muy habitualmente como una importante inversión para la compañía con un retorno incierto o quizás borroso, pero, sin excepción, también lo es, como una herramienta vital para la consecución de los objetivos empresariales a corto y medio plazo. Muchas compañías se acercan a este proceso en línea con esta percepción, con profesionalidad, conocimiento y empleando los recursos adecuados para que la selección y posterior implementación sea fácil, fluida y exitosa. Otras en cambio, y aun reconociendo la importancia estratégica de la decisión, dedican menos recursos y capacidades a la tarea y acaban seleccionando herramientas que continuamente les decepcionan, añaden complejidad a la manera de construir sus negocios, incapacitan a su personal y finalmente deben ser reemplazadas.

 

Aún a riesgo de que parezca un ejercicio sesgado, vamos a dedicar algunos artículos en este blog a compartir ideas, metodologías, trucos y estrategias en relación al proceso de selección de un ERP para una empresa industrial, manufacturera, sea cual sea su modelo de producción, a medida, bajo pedido, contra stock, proceso, etc. que esperamos puedan servir de base para hacer más “fluida” y efectiva esta importantísima, quizás alguien pensara también que “ardua”, tarea.

 

Los motivos del cambio

 

El por qué real que mueve a una industria a iniciar un nuevo proceso de selección de ERP no tiene una univoca y universal respuesta, quizás, muy al contrario, haya tantas respuestas distintas a la cuestión como compañías implicadas en la pregunta. En cualquier caso, sí podemos intentar un ejercicio de generalización de esas causas, basándonos en encuestas y estudios publicados con anterioridad. 


  • Text Hover

Figura 1- El conjunto de datos proviene de una compilación de las encuestas anuales de Aberdeen Group a lideres de la industria desde 2007 sobre la situación de implantación de tecnologias ERP.

Basada en encuestas anuales a industrias de implantación mundial, en la figura 1 compilamos el resultado porcentual obtenido por cuatro de los principales argumentos motivadores de cambio o implantación de un nuevo ERP.

 

-Coincidiendo con la evolución de la crisis económica global se aprecian tendencias opuestas en las respuestas de los encuestados en relación a los factores de ahorro (Reducción de costes de operación) y de crecimiento (Gestionar las expectativas de crecimiento), que, aunque cruzados en el tiempo, son los principales tractores del cambio.

-Aunque en menor medida, la tendencia de los factores cualitativos (Fluidez organizacional e Interoperabilidad en la empresa extendida), son también al alza clara.

-En relación a la fluidez, en los últimos años, es importante destacar que un 38% de los encuestados citan como ejemplos la falta de rapidez en la respuesta a clientes, la falta de rapidez en obtener información en la toma de decisiones o la lentitud en la capacidad de reacción a los eventos adversos.

-En relación a la interoperabilidad, y también en 2013, un 30% de los encuestados cita la necesidad de mejorar la comunicación y colaboración entre múltiples localizaciones. La generalización de la economía extendida y el crecimiento empresarial llevan asociada habitualmente la dispersión geográfica y el riesgo de pérdida de cohesión e identidad de grupo.

 

Ya sea basándose en ejercicios de generalización como los anteriores, en argumentación empleada por las industrias de alto rendimiento, en apreciaciones particulares, o en situaciones de crisis a resolver, es categóricamente necesario que la compañía que hoy se plantee un cambio o la implantación de un nuevo ERP, conserve, acordados y documentados, los motivos principales por los que decide hacerlo. Sin duda estos formarán parte de la argumentación para la decisión final y además, tarde o temprano, podrán ser revisitados y comparados con los beneficios finalmente obtenidos.

 

En el próximo artículo, la estrategia y los actores, o, ¿cómo y quién? deben emprender el proceso de selección de un nuevo ERP.


  • Autor: Joan Carles Libori.Director Canal Internacional RPS.