ERP, IBERMÁTICA

¿Cómo ayuda la transformación digital a optimizar la organización?


La fluidez organizacional se ha convertido en una estrategia de gestión muy relevante en los últimos años en la industria . Hoy las organizaciones se conciben para enfrentar desafíos empresariales sin fronteras, siendo más flexibles y menos jerárquicas en comparación con las formas de organización tradicionales. Ahora es más importante que nunca, entonces, optimizar la organización de las compañías.


fuidez organizacional

Las organizaciones fluidas se caracterizan por la velocidad y la agilidad en la forma de hacer negocios, por la complejidad e imprevisibilidad de los escenarios en los que trabajan, y por la libertad individual y la espontaneidad de sus empleados. En ellas los atributos tradicionales de la organización del trabajo como los roles, las tareas, las ubicaciones, se perciben como cambiantes y obligatoriamente flexibles.

No debería sorprender a nadie que la transformación digital sea un factor clave nuevo para la supervivencia, la innovación, y el éxito empresarial.


La transformación digital, motor de fluidez .

La cuestión entonces es ¿qué papel, que impacto, tienen los procesos de transformación digital sobre la fluidez de las organizaciones? Algunos expertos evalúan la respuesta basándose en cinco capacidades específicas de las nuevas tecnologías: Movilidad, Conectividad, Trazabilidad, Interoperabilidad y Personalización.

– Movilidad
: Capacidad de integrar y comunicar a todo el equipo humano de la organización, independientemente de sus movimientos geográficos, espaciales, o temporales.

– Conectividad: Capacidad de acceder a los sistemas y participar en ellos, en cualquier momento y en cualquier lugar.

– Trazabilidad: Capacidad de los sistemas de identificar a los usuarios y dejar trazada su actividad, sus decisiones, sus tareas a través de sistemas de trabajo en grupo, gestión documental o workflow.

– Interoperabilidad: La potencialidad de los sistemas de ser usados para integrar información , datos y recursos, a través de sistemas y aplicaciones diversas y heterogéneas.

– Personalización: La capacidad de los sistemas para ofrecer al usuario modos de selección y definición de características, formas o contenidos, que encajen perfectamente con sus necesidades o preferencias personales.


Impacto en las formas de organizar una empresa.

Son cinco las capacidades que impactan a su vez en tres de los aspectos fundamentales para lograr organizar una empresa de manera fluida: El equipo humano, las tareas y el control de la gestión.

– El equipo humano: Una combinación de tres de las capacidades establecidas anteriormente para la transformación digital como la movilidad, la conectividad y la interoperabilidad, contribuyen de manera fundamental a lograr un equipo humano fluido. Los equipos fluidos son definidos por los expertos como aquellos donde “miembros altamente capacitados cooperan para realizar urgentes, impredecibles, interdependientes y altamente consecuentes tareas mientras que al mismo tiempo hacen frente a los cambios frecuentes en la composición del mismo y el aprendizaje de los miembros más inexpertos”. Cada vez más, los equipos están geográfica, temporal, cultural y ubicuamente dispersos y utilizar tecnologías avanzadas para comunicar y coordinarse son clave para el éxito.

– Las tareas: Tres posibilidades fundamentales de las nuevas tecnologías como la conectividad, trazabilidad y la movilidad, desempeñan papeles destacados en la fluidez de las tareas en las organizaciones. En las organizaciones fluidas la realización de tareas es a menudo improvisada, en circunstancias impredecibles. Las tareas fluidas se caracterizan por la imprevisibilidad en la secuencia de pasos. También requieren flexibilidad en su organización y coordinación. Afrontar tales retos sin sistemas de gestión que las apoyen pueden causar turbulencias estructurales muy serias.

– Control de gestión: Mientras que las posibilidades del mundo digital en relación a la conectividad y la movilidad entran en contradicción con los modelos de control de gestión tradicionales – tales como la programación del trabajo espacial o temporalmente, la asignación de trabajo, la distribución del trabajo, etc…- , otras como la trazabilidad fortalecen ese control debido al rastro que cada actividad genera . En definitiva, la transformación digital favorece tanto la individualidad y la libertad de decisión de los equipos humanos, como, y al mismo tiempo, un control profundo y una monitorización permanente del desempeño de los mismos.

Conclusión: La tecnología, elemento fundacional para optimizar la organización.

Así pues, de forma individual o en combinación, las capacidades que los nuevos proyectos de transformación digital proponen, impactan de manera directa en los aspectos centrales de la fluidez organizacional. Cualquier emprendedor que hoy diseñe y piense en nuevas organizaciones más fluidas, más modernas, debería hacerlo desde el convencimiento que en la era digital en la que estamos, la tecnología debería ser un elemento central y básico sobre el que soportarlas.

Optimizar la organización

Author


Avatar

Joan Carles Libori

Director de Canal Internacional de RPS