ERP, IBERMÁTICA, SOLUCIONES

Nuevas formas de organizar una empresa: hacia la fluidez organizacional

Los profesionales de la industria se enfrentan hoy a un creciente dilema sobre las nuevas formas de organización empresarial y sobre cómo gestionar sus sistemas y estructuras. La digitalización está cambiando el escenario.

Modern people doing business, graphs and charts being demonstrated on the screen of a touchpad
Durante los últimos 30 años, la industria ha invertido grandes esfuerzos en ordenar su funcionamiento, en conseguir más eficiencia y velocidad en sus procesos. Aunque cada nueva estrategia de management haya tenido algún impacto en nuestras compañías, nunca nos hemos decidido por cambiar la arquitectura de base de nuestras cadenas de valor: la secuencialidad.

Atrapada la empresa en esta linealidad, los sistemas y la información vital de gestión que contiene quedan confinadas en silos, en islas, motivando que la respuesta con ellos a la nueva realidad de los negocios pueda resultar extremadamente lento y tedioso.

Las cadenas de valor tradicionales y las aplicaciones que hemos diseñado hasta hoy para soportarlas son como trenes: eficientes, confiables e incluso rápidas. Pero ahora, en momentos de cambios constantes y repentinos de dirección como son los actuales, se están volviendo imposibles de dirigir. Los problemas de fluidez de la organización se están convirtiendo en centrales.

Nuevas formas de organización empresarial
Los clientes, los negocios, el mundo están cambiando: Globalización, digitalización, nuevas fronteras… son cada vez más escenarios reales, no meras anécdotas.

Los clientes demandan nuevos canales de comunicación; mayor y más concisa información sobre la calidad y el impacto social, económico, medioambiental de los productos. Demandan mayor participación en la concepción, el diseño y la producción. Demandan mayor conocimiento sobre el ciclo de vida global de los productos. Disponer de recursos que les permitan hacer negocios más fácilmente con nosotros, más información, más rápida, más concentrada, más adecuada. En definitiva, más fluida.

Todo parece ahora ir más rápido, vivimos sobre una sensación permanente de cambio, todo lo contrario del equilibrio estable que parecíamos disfrutar en el pasado. Aquellas organizaciones que en el futuro próximo sean capaces de gestionar este cambio constante y el desequilibrio implícito serán las que prosperarán. Serán también las que avancen con una clara ventaja competitiva hacia nuevos paradigmas como, por ejemplo, el de la Industry 4.0.

De la “linealidad” a la fluidez organizacional
 Los nuevos negocios y los sistemas colaborativos que los soportan requieren ahoratransformarse. Desde las monolíticas y secuenciales estructuras de información corporativas hacia componentes más modulares, más pequeños, más multifuncionales, reutilizables, más fluidos… y que sean capaces de conectarse fácilmente entre si y de adaptarse en cada momento a las necesidades del negocio y a los requerimientos del cliente. Modularidad basada en servicios, interacción y red, son nuevas estrategias para afrontar el cambio que debe situar al cliente en el centro de nuestras preocupaciones.

Situar a nuestros clientes en el centro de nuestras nuevas redes de valor es un factor clave para no ser olvidados y superados por la nueva competencia. Pero asegurarnos además el soporte de sistemas IT colaborativos basados en tecnologías de servicios integrables una imperiosa necesidad.

Pero, ¿cómo lograr una mayor fluidez en el diseño de nuestras organizaciones?
¿Cómo podemos identificar las competencias que nos ayuden a definir una forma de organización empresarial más fluida?

Sin duda alguna mediante la digitalización. Hoy todos somos mucho más digitales, fluidos y rápidos, estamos absorbiendo y respondiendo a los estímulos a un ritmo más rápido, nos estamos adaptando a un mundo de múltiples iteraciones paralelas, y para conseguir el éxito necesitamos:
  • Integración: de sistemas, personas y conocimiento cross-funcional/cross-silo
  • Fluidez: de roles y responsabilidades compartidas
  • Empoderamiento: de toda la organización habilitándola para liderar
  • Visión: común y compartida por la organización, más allá del éxito o fracaso de un solo departamento
Conclusión: digitalización para una organización fluida
Las cadenas de valor tradicionales, con el cliente situado al final del flujo, se han construido en las últimas décadas sobre relaciones estáticas, formales y secuenciales entre departamentos, sistemas y personas. Se han diseñado alrededor de procesos internos soportados por silos departamentales de información, imposibles de integrar entre si. Hoy llegamos a su límite. No podemos hacerlos más eficientes ni veloces sin cambiar su arquitectura. Su estructura secuencial no permite reaccionar a los nuevos escenarios que el mercado nos propone, estamos llegando a su límite, al límite de su rigidez, a su rotura.

La nueva propuesta de organización fluida para la industria y sus nuevos retos en relación a este cambiante mercado incipiente, se fundamenta en la digitalización. Digitalización, con una adecuada planificación, basada en una red de “funciones”, “módulos”, de “servicios” funcionalmente extraordinarios, pero a su vez parametrizables e integrables entre sí, que colaboran, que se adaptan en cada nuevo escenario.

descargar-infografia-erpser-min

Author


Avatar

Joan Carles Libori

Director de Canal Internacional de RPS