ERP, IBERMÁTICA

5 criterios clave al elegir un ERP para una PYME Industrial

La elección del ERP a implementar en una pyme industrial, es en este momento una cuestión de primer nivel para la empresa y no precisamente por el nivel económico que representa la inversión. Esto es así, porque acertar ó no acertar en esta decisión estratégica puede afectar directamente en la productividad de la empresa y en consecuencia en su capacidad para competir y crecer.

El ERP es transversal y abarca a todos los procesos de la empresa, a lo largo de toda la cadena de valor de la industria.

Debemos tener en cuenta que el ERP es la plataforma de Gestión Integral y Global donde nuestros procesos están reflejados y donde la información fluye a través de él, aportándonos el análisis de negocio necesario para la toma de nuestras decisiones.

Es indudable por lo tanto, con las premisas anteriores, la conclusión a la que llegamos:

Si no acertamos con la elección del nuevo ERP, podemos incurrir en altos costes operacionales, que lastren la competitividad del negocio por mucho tiempo.

CADENA DE VALOR EN LA INDUSTRIA:

Como elegir un ERP
Por otra parte esta decisión no resulta sencilla para la empresa, ya que las empresas no disponen del conocimiento, ni la experiencia necesarias para acertar con la elección.

A continuación se detallan 5 criterios clave de análisis en la selección del ERP para el caso de una Pyme Industrial.
 
1. Funcionalidad diseñada específicamente para la industria.
1. No nos valen los ERP’s generalistas si somos una Pyme Industrial, ya que se necesitarán de desarrollos y/o adaptaciones a medida para completar los requerimientos, lo que provoca altos costes y largos plazos de implementación.

2. El ERP sus características y funcionalidades, deben cubrir de forma estándar los requerimientos de todos los procesos industriales. El objetivo es “cero desarrollos” ó lo que es lo mismo “Funcionalidad 100% estándar para la industria”.

3. Tiene que ser modular, es posible que no podamos abordar la implantación a lo largo de toda la cadena de valor y sea necesario hacerlo de una manera gradual, por módulos ó por fases.

elección ERP

4. Tiene que tener capacidad de configuración y parametrización, para adaptarse a cada negocio y a los diferentes sectores industriales.

En un extremo se encuentra la fabricación marcada por el pedido, donde el protagonismo lo tiene el producto, y donde por consiguiente la fabricación debe responder a las diversas variantes de personalización-configuración seleccionadas por el cliente. Para este enfoque de trabajo la gestión “por proyectos” suele encajar especialmente bien.

En el otro extremo encontramos un patrón de fabricación marcadamente seriado, donde el protagonismo lo tiene el propio proceso y el foco se encuentra en la eficiencia, la calidad, la disponibilidad del proceso de fabricación y la trazabilidad de materiales. En estos casos suele ser más conveniente apostar por un enfoque de gestión “por procesos”.

Y en el espectro intermedio, en la amplia gama de “grises”, se encuentran los patrones mixtos, donde los tipos de fabricación son combinaciones de los dos patrones extremos indicados anteriormente, y donde el verdadero reto se encuentra en lograr un equilibrio entre los dos enfoques. El objetivo es que la organización pueda adaptar de forma ágil sus productos y la cadena de valor a las necesidades cada vez más particulares de los clientes, a la vez que logra hacerlo manteniendo unos buenos ratios de eficiencia en los procesos, es decir, penalizando lo mínimo posible en calidad, tiempo y coste.

5. En última instancia el ERP debe tener la capacidad de adaptación finalista que requiera el proceso.

Descubre el papel que juegan los ERP en la Industria 4.0 y el Big Data y sácales el máximo partido
2. Capacidad de integración y de colaboración
• En el contexto de las Pymes industriales actuales y de la Industria 4.0, el ERP debe estar tecnológicamente preparado para integrarse a lo largo de toda la cadena de valor de la industria. Como es el caso de la integración con los entornos de ingeniería (CAD) o la captura de datos en planta (MES).

• Debe disponer de la capacidad para orquestar todos los procesos de la empresa en una secuencia de tareas definida por cada rol de forma controlada y auditada (WorkFlow integrado en el propio ERP). Permitiendo la colaboración, e implicando a cualquier agente interno y/o externo.

• El ERP Deberá disponer de potentes herramientas de administración avanzada, para permitir el mantenimiento y la autonomía por parte de la empresa en todo lo relacionado con la personalización del ERP, el reporting, y el análisis inteligente de datos.

3. Capacidad de movilidad
• El ERP debe ser compatible con todos los dispositivos móviles. De tal forma que podamos acceder a él en cualquier momento y en cualquier lugar.

Especialmente esta capacidad es imprescindible SI o SI en entornos logísticos, de Servicio Técnico, Comercial y también para todos los colaboradores en la cadena de valor que requieran acceso a la información del ERP, sin más restricción que las medidas de seguridad aplicadas por la empresa.

ERP características

4. Proveedor especializado
Un apartado de vital importancia, a la hora de seleccionar un ERP Industrial, es elegir bien al compañero de viaje. Todos los puntos anteriores son condición necesaria, a estas alturas ya los hemos podido analizar adecuadamente, pero no es suficiente. Una vez llegados a este punto, la clave radica en la elección del proveedor implantador del ERP.

¿Cuáles serían algunas de las principales cuestiones a evaluar en este caso?

Solvencia de la Compañía. Garantiza el presente y futuro acompañamiento; se evalúa la presencia geográfica, su tamaño, las capacidades de implantación, ratios de facturación, alianzas, etc.

Proyecto de Implantación. Gobierno, organización y metodología. Gestión del Alcance del proyecto, Equipo, Planificación, Gestión del Riesgos, Calidad.

Gestión del Cambio. Las iniciativas encaminadas a minimizar el impacto organizativo del proyecto.

Referencias de Implantación Proyectos de similar naturaleza en los que el proveedor ha participado y que puede aportar como experiencia.

Modelo de Soporte Funcional y Técnico. Incidencias, errores, evolutivos.

5. Los costes del proyecto y su mantenimiento a futuro.
El último punto a analizar serían los costes del proyecto. Analizando no solo los costes de la implementación del ERP en su fase inicial, también es importante conocer los costes del Soporte y del Mantenimiento evolutivo.

1. Coste de las licencias del ERP. Normalmente en función de los módulos y los usuarios.

2. Coste de los Servicios del Proyecto. Evalúa los costes de la Consultoría, la parametrización de la solución, los traspasos de datos para los cambios de ERP, las pruebas de integración de los circuitos, la formación y puesta en marcha de la solución.

3. Coste de soporte. Evalúa el coste del soporte funcional y técnico de la solución implantada.

4. Coste de mantenimiento de la licencia ERP. Evalúa el coste del mantenimiento evolutivo de la licencia ERP.

Conclusión
Si hemos hecho bien los deberes y por lo tanto hemos analizado convenientemente los 5 criterios clave señalados anteriormente, es seguro que, en este momento del proceso, ya tenemos seleccionado el ERP más adecuado para nuestra PYME Industrial. Y si a pesar de todo en este momento tiene todavía alguna duda, no se preocupe, fíese de su instinto.


Descubre el papel que juegan los ERP en la Industria 4.0 y el Big Data y sácales el máximo partido