Skip to content

7 factores a tener en cuenta para elegir un Sistema ERP

Fecha del evento:
Hora de inicio:
Hora de fin:
Lugar:
Ponentes:

¿Cómo elegir un sistema ERP para tu PYME Industrial?

Si estás leyendo este post, probablemente es porque te has planteado implantar un nuevo sistema ERP o bien realizar un cambio ya que el sistema ERP actual de tu compañía se ha quedado obsoleto o no cumple con las necesidades que tenéis actualmente.

Esta pregunta es una cuestión de primer nivel para una empresa y no precisamente por el nivel de inversión económica que entraña esta decisión. Ser capaces de dar en el clavo para acertar o no en una decisión estratégica de esta envergadura, puede afectar directamente en los procesos de producción de nuestra empresa.

La cadena de valor en la industria nos lleva a considerar que, si no acertamos con la elección de nuestro sistema ERP, podemos generar un gran perjuicio en las operaciones del día a día. Esta mala decisión nos llevaría a perder la competitividad de nuestro negocio durante un largo tiempo.

Por todo esto que te contamos, hemos optado por redactar este post con la intención de ayudarte a saber cuáles son los puntos clave que tendrás que tener en cuenta a la hora de elegir un nuevo sistema ERP para tu PYME Industrial.

1. Un ERP debe estar diseñado específicamente para tu industria

Si nuestra empresa es una PYME Industrial, no nos vale un ERP generalista. La implantación de un sistema ERP en una empresa, implica que los procesos de desarrollo deben tener un software a medida.

Asimismo, y por sus características, el ERP debe cubrir de forma estandarizada todos los requerimientos de los procesos industriales. El objetivo es funcionalidad 100% estándar para la industria.

El sistema ERP, además, debe ser modular. Esto lo comentamos ya que no podemos abordar la implantación a lo largo de nuestra cadena de montaje de una sola vez y debe poder realizarse de manera gradual, por módulos o fases. Para poder adaptarse a cada una de las situaciones de la empresa, debe permitir un alto grado de parametrización.

En última instancia, el ERP debe tener la capacidad de adaptación a cualquier proceso, lo que implica, que si nuestro sistema de fabricación es “por proceso” o “por patrones mixtos”, debemos lograr tener un sistema ERP que responda a estas situaciones.

2. Capacidad de integración y colaboración en la cadena de valor de la industria

Industria 4.0, ese concepto que no está del todo claro, pero del que todos hablan. Nosotros apostamos por el concepto de Digitalización e Integración. Este es el contexto en el que se mueven actualmente las PYMEs industriales. En plena transición hacia una nueva era, donde todos los procesos y departamentos deben integrarse entre sí, buscando el bien común de la compañía, facilitando así el trabajo y mejorando en rendimiento.

El sistema ERP que elijamos, tiene que estar preparado para integrarse en toda la cadena de valor de la industria, incluidos entornos de ingeniería, soluciones MES y de automatización industrial.

Además, debe ser capaz de coordinar todos los procesos de la empresa en una secuencia de tareas definida por cada rol de forma controlada y auditada, permitiendo establecer colaboraciones entre cualquier agente interno o externo.

3. Herramientas de administración avanzada

Estas herramientas son imprescindibles ya que permiten la autonomía del mantenimiento por parte de la empresa en todo aquello relacionado con la personalización del sistema ERP (nuevos campos, nuevas pantallas…), el reporting y el análisis de datos.

4. Capacidad de movilidad, HTM5

Es imprescindible que el sistema ERP que estemos pensando en implementar, sea totalmente compatible con nuestros dispositivos móviles, de forma que podamos acceder desde donde sea. Como si de nuestro correo electrónico u otro servicio se tratara.

5. La importancia del proveedor

Algo de gran importancia a la hora de seleccionar el sistema ERP es elegir bien con quien trabajamos. La empresa que nos provea el ERP no deberá de ser un simple proveedor, sino que deberá de cumplir con la función de un Partner con el que podamos ir de la mano.

Aquí os dehamos algunas claves que os asegurarán el éxito con el proveedor:

  • Una compañía solvente: que se garantice el presente y el futuro, evaluando su presencia geográfica y su capacidad de implantación.
  • Proyectos en marcha: saber con quién trabaja esa empresa y buscar referencias de clientes que actualmente tengan ese sistema ERP.
  • Gestión del cambio: iniciativas encaminadas a minimizar el impacto organizativo del proyecto.
  • Modelo de soporte: saber si ese proveedor es funcional en la gestión de los errores y problemas.

6. Costes del proyecto y su mantenimiento

Es importante también analizar los costes del proyecto, conociendo no solo los costes de la implementación en su fase inicial, sino también los de su mantenimiento y soporte durante todo el proceso.

Debemos tener en cuenta el coste de las licencias del sistema ERP, que dependerá de la cantidad de módulos y usuarios que vayamos a contratar.

También debemos conocer los costes del servicio del proyecto, evaluando los costes de la consultoría, parámetros para la solución, traspaso de datos…

No podemos olvidar además de tener en cuenta los costes del soporte técnico que decida facturarnos nuestro proveedor y el coste de mantenimiento de la licencia ERP, determinando si se trata de un pago por año, semestre, trimestre o mes, o bien una licencia qyue únicamente pagamos una sola vez.

7. Factor humano

Seguramante en otros posts que hayas leído sobre este tema, no te hayan hablado sobre uno de los factores más importantes y que en la mayoría de ocasiones no se tiene del todo en cuenta.

A la hora de implantar un nuevo sistema ERP en la empresa, tenemos que cerciorarnos de que tanto gerencia, como los responsables de todos los departamentos están convencidos del proyecto. Es importante que entiendan el porqué de este cambio y lo apoyen a capa y espada hasta que la puesta en marcha sea una realidad.

El líder de cada departamento tiene que mostrar su total apoyo hacia este nuevo proyecto ya que como todos sabemos los cambios no estarán bien vistos por todos los trabajadores de la compañía. Hay que entender que para una persona que lleva mucho tiempo trabajando de una manera, el cambio le va a suponer un esfuerzo que probablemente de primeras no estará dispuesto a hacer.

Es por esto que te pedimos paciencia, el cambio es bueno y beneficioso tanto para la compañía, como para el trabajo en el día a día de los empleados.

Si estás interesado en elegir un ERP, no te pierdas nuestro post: Como elegir un Sistema ERP

O si quieres más información sobre ERPs, no dudes en contactar con nosotros:

Artículos recomendados